Cóctel Brockmans Fiery Side

Cócteles
Publicado:

Jugar contra el frío, buscando aliados para subir la temperatura a la nocturnidad. Un buen objetivo para el que cócteles de invierno como este de Brockmans son compañero, aliado e, incluso, amigo. Una receta ideal para disfrutar de notas cálidas y aromáticas con un anfitrión único en la copa: Brockmans.

Adaptarse al invierno y sus temperaturas es una de las máximas de la coctelería. Una disciplina que, en los meses de frío, busca calentar el espíritu jugando tanto con combinaciones de destilados de mayor graduación alcohólica como con acompañamientos que aporten esas notas cálidas tan agradables en esta época.

Pero hay un aspecto más, un auténtico ingrediente de cualquier cóctel de invierno. A diferencia de los veraniegos, que buscan refrescar rápidamente, la coctelería de invierno incita a la calma. A beber pausadamente, a disfrutar de cada sorbo como si el tiempo no pasara o su paso no importara. A disfrutar de esos días de largas noches, un terreno en el que los cócteles y placer reinan por derecho propio.

Precisamente para ese tipo de ambientes en los que nos refugiamos para saborear el invierno, este cóctel con Brockmans es la elección perfecta. Una que desde su propio nombre, Brockmans Fiery Side, es una auténtica declaración de principios para subir el termómetro de la nocturnidad. Para encender pasiones, alimentarlas o acompañarlas. Para lo que nosotros deseemos, en realidad.

Un espejismo de hedonismo para compartir con otros o, simplemente, con nosotros mismos.

Cóctel Brockmans Fiery Side

Al sabor intensamente suave y único de Brockmans le acompañan otras notas que refuerzan el punto especiado de uno de los botánicos que forman parte de esta ginebra. Y es que el sirope de canela viene a sumarse a las notas de cassia presentes en la receta de Brockmans. Una suma perfecta para elevar la temperatura de nuestro paladar, envolviéndolo de las notas sensuales y amaderadas de estas dos exóticas especias. Y es que si algo tienen las especias es que ayudan a realzar sabores gracias a su singular carga aromática.

Unas notas que encuentran en el tándem con el jengibre a su compañero idóneo para poner un acento ligeramente picante y sumamente personal a la receta de un cóctel que juega con los contrastes de sabores sin renunciar a un último acento con sabor invernal: el que aporta el Brandy de cereza que culmina la elaboración.

Una receta con un punto goloso, afilado y afinado. Una armonía ideal para indagar en la versatilidad de Brockmans y su increíble riqueza aromática.

Cóctel Brockmans Fiery Side

Para hacer un Brockmans Fiery Side, añadimos en un vaso alto lleno de hielo macizo:
– 50 ml. de Brockmans Gin
– 15 ml. de sirope de canela

Rellenamos el vaso con cerveza de jengibre. Terminamos con un top de Brandy de cerezas.

Para la decoración, utilizaremos una caña de canela y una cereza.

Un cóctel con Brockmans para dejarse acariciar con su delicada textura y su combinación de sabores. Una receta ideal para crear una atmósfera tan personal como su combinación.

Para dejarse acompañar por ese maravilloso ruido que es el jazz. Para sentir cómo roza nuestros oídos y nuestra piel como lo hace este cóctel.