El cóctel de Navidad: Brockmans Satin Maroon

Cócteles
Publicado:

Ponerle un sabor único y especial a la Navidad forma parte de la tradición de estas fiestas. Una manera de honrar las reuniones, el reencuentro. Esos días en los que se conjugan verbos como volver, compartir y vivir. Para convertir estas fechas en inolvidables, nada como sorprender con un cóctel de Navidad. Uno en el que elegancia y ese brillo propio de estas fiestas forman parte de su sabor.

Algo tiene la Navidad que incita a simultanear las tradiciones con pequeños guiños a la innovación. Pizcas de cambios dispuestos a ponerle un acento personal a las fiestas por antonomasia del año. Y es que, cada vez más, más allá de los clásicos cócteles de Navidad se busca sorprender a nuestros invitados con creaciones novedosas que pongan la guinda a un encuentro inolvidable.

Un aspecto en el que la coctelería tiene mucho que decir, por la enorme versatilidad de propuestas dispuestas a señalar la fecha de una manera singular en el calendario. Recetas que juegan con los colores de las fechas, con esa iluminación que transforma la noches urbanas en un espectáculo de luces y sombras al amparo de los abrigos. Refugiándonos en ellos mientras disfrutamos del frío, de la cercanía y de los muchos sabores que se ponen sobre la mesa y en las copas de la Navidad.

Precisamente para quienes disfrutan estas fiestas con todos los sentidos, hemos creado este cóctel de Navidad Brockmans Satin Maroon. Un exquisito y elegante trago en el que personalidad es la palabra clave para definir su sabor.

Cóctel de Navidad con Brockmans

Y es que a los matices y aromas de Brockmans se le suma el carácter extra dry del Prosecco. Un top del sabor de las uvas de las mejores vendimias de Italia que no solo le da al cóctel un punto burbujeante sino que, además, juega maliciosamente con los aromas de la cereza y el jengibre para ponerle dos de los sabores más característicos de la Navidad a la copa.

Una copa que, además, encierra parte de esa magia navideña de la luz gracias a un detalle que no pasará desapercibido: el leve brillo plateado que da nombre al cóctel.

Para preparar un Brockmans Satin Maroon, vertemos en una coctelera con hielo macizo:
– 25 ml. de Brockmans Gin
– 10 ml. de zumo fresco de jengibre
– 5 ml. de bitter de cereza
– Una cucharada de plata satinada (acabado comestible de azúcar)

Colamos los ingredientes en una copa tipo Champagne, y añadimos en la parte superior un top de Prosecco.

Para la decoración, comenzamos colocando un terrón de azúcar en un bitter de physard y lo incluiremos dentro de la copa.

Un cóctel perfecto para terminar una cena o comida de Navidad. Para saborear esa charla de la sobremesa, para posponer irse a dormir. Para oler y saborear la Navidad dejándose sorprender por los secretos de una copa.

 

Para dejarse llevar por el paso del tiempo en buena compañía. Como deben ser todas las noches buenas o todas las que despidan un año.