Receta de Lemon Pie de gin tonic Brockmans

Gastronomía
Publicado:

España es el tercer país del mundo, por detrás de Filipinas y Estados Unidos, donde más gin tonic se consume. Esto no es una casualidad, ya que el buen tiempo que hace en la Península invita a que esta bebida se consuma bajo un radiante sol en cualquiera de las miles de terrazas que se pueden encontrar. Y, por consecuencia, todo lo que sepa a gin tonic, nos encanta.

María José es la creadora de Pinitos de Cocina y le encanta jugar con los ingredientes para conseguir platos muy originales. Consecuencia de ello son todas las recetas tan creativas que es capaz de conseguir, pasaos por su perfil de Instagram para comprobarlo de primera mano.

Queríamos saber qué era capaz de hacer con Brockmans Gin así que le enviamos nuestra ginebra y nos devolvió esta genial receta de Lemon Pie que incluye la bebida favorita de más de un país: el gin tonic. Os animamos a que la preparéis en casa porque es muy fácil de hacer y el resultado es simplemente espectacular.

image4-min

RECETA DE LEMON PIE DE GIN TONIC BROCKMANS

Por Pinitos de Cocina

Ingredientes

Para la gelatina de gintonic
150 ml. de agua
150 gr. de azúcar
125 ml. de Brockmans Gin
200 ml. de tónica
Un limón
Seis hojas de gelatina neutra
Un recipiente con agua muy fría

Para el crumble de galleta
Galletas (tipo María)
Mantequilla en punto pomada (blanda, pero no derretida)

Para la crema de limón
100 gr. de azúcar
La piel de un limón (sólo la parte amarilla)
350 gr. de agua
150 gr. de zumo de limón
Cuatro yemas de huevo (reservar las claras para el merengue)
50 gr. de maicena

Para el merengue
Cuatro claras de huevo a temperatura ambiente (muy importante)
200 gr. de azúcar
Un pellizco de sal
Unas gotas de zumo de limón

Elaboración

Hidratar las hojas de gelatina en un recipiente con agua muy fría, cubrirlas y dejarlas unos minutos. Mientras tanto, poner en un cazo a fuego medio bajo el agua, el azúcar y lo iremos mezclando y removiendo.

En el momento que empiece a hervir, retirarlo del fuego. Incorporar entonces las hojas de gelatina deshidratada y remover hasta que se disuelvan.

image5 (2)-min

Una vez disueltas, incorporar el zumo del limón y mezclar junto con el resto de los ingredientes ya disueltos. Añadir entonces la ginebra y remover bien. Por último, añadir la tónica a esta mezcla. Una vez esté todo disuelto y bien mezclado, rellenar los vasos donde tengamos previsto servir el Lemon Pie con una capa de esta gelatina.

Ahora vamos a hacer el crumble de galleta. Las cantidades dependerán de la cantidad de vasos que se vayan a servir. La mantequilla la utilizaremos para potenciar el sabor de la galleta y sobre todo para darle consistencia.

Triturar las galletas y añadir la mantequilla hasta conseguir una pasta. No compactar, la idea es que tenga aspecto de tierra. Una vez logrado, disponer una capa del crumble encima de la gelatina de gin tonic.

image3 (2)-min

Seguimos con la crema de limón. Pulverizar el azúcar y el limón con la ayuda de un robot de cocina o aparato similar. Incorporar el agua, el zumo de limón, las yemas y la maicena; y poner la mezcla a fuego medio-bajo sin dejar de remover hasta que adquiera aspecto de crema. Retirar del fuego. Una vez templada, disponer en modo de tercera capa.

Finalmente, para el merengue, disponer en un cazo las claras y el azúcar. Remover con la ayuda de una espátula y calentar al baño maría controlando la temperatura con un termómetro de cocina hasta que el azúcar se disuelva.

Es importante no dejar de remover y que la temperatura no sobrepase los 60 grados. Una vez disuelto el azúcar con las claras, disponer en un bol y dejar que se enfríe un poco. Añadir unas gotas de zumo de limón y con la ayuda de una batidora con varillas batir a velocidad media hasta que las claras empiecen a montar. En este momento, subir la velocidad hasta conseguir un merengue firme. Cuando esté listo, con la ayuda de una manga pastelera, coronar los vasos de Lemon Pie con el merengue resultante.

Y para darle el toque de gracia, con la ayuda de un soplete, dorar la superficie del mismo.

El dulzor de la tarta, la acidez del limón y el amargor del gin tonic se fusionan en un mismo bocado que te llevará al éxtasis. Qué difícil es resistirse a la tentación.