Carbones 13, el local que vio nacer el Perfect Serve de Brockmans

Night Life
Publicado:

Escondido para quienes no lo conocen y punto de encuentro para quienes saben poner en valor a un local con más de dos décadas de trayectoria. Carbones 13 no solo es un clásico del Madrid nocturno. También es ese pequeño local con personalidad propia que vio nacer el Perfect Serve de Brockmans. Un lugar al que ir para siempre volver.

Los pocos metros cuadrados de Carbones 13 no son una cortapisa para sentir la grandeza del local. Algo que, quizás, se basa no solo en lo cuidado de su barra sino también en un espacio que busca que dejemos correr las agujas del reloj sin mirarlo. Sofás, butacas orejeras y puffes incitan a ello junto a viejos televisores, antiguos teléfonos públicos y otros elementos que ponen ese punto de psicodelia que homenajea los años 60.

Un conjunto perfecto para crear una atmósfera que solo puede vivirse entre sus cuatro paredes escuchando el tintineo de los hielos de la copa.

Carbones Madrid
Profesionalidad y mimo en cada copa, dos máximas del equipo de Carbones

Hablamos de esa singular melodía, la del hielo macizo golpeando contra el cristal de la copa, porque Carbones 13 tiene alma de gin club. Un espíritu que hace que la ginebra tenga un lugar privilegiado y que, de entre todas ellas, Brockmans ocupe un lugar muy especial. El que se le da a una ginebra que, casi de manera casual, vive uno de sus hitos más singulares en su local.

Y es que sería Carbones 13 el elegido para ver consolidarse el que hoy es el Perfect Serve de Brockmans. Una ginebra completamente diferente en el mercado y que, por aquel entonces, llevaba meses concentrada en encontrar la combinación más equilibrada para que cada gin tonic preservara su esencia, del primer al último sorbo del gin tonic. Para que quien disfrutara de él pudiera percibir la suavidad, la complejidad, el equilibrio y el sabor único sin más artificios ni elementos que pudieran enturbiar todas estas virtudes.

Tras meses de estudio y de contraste entre distintos tipos de serves,  el último paso fue con contar con uno de los perfumistas más reputados del panorama internacional: Alexandre Schmitt. Un profesional que no solo interpreta el universo de los aromas sino que, además, es capaz de definirlos e interpretarlos. Algo que le ha llevado a ser, incluso, asesor de algunas de las bodegas más prestigiosas del mundo como Chateaux Petrus.

Tras una jornada de trabajo sobre sus conclusiones, llegó el momento de indagar en las recomendaciones de los distintos expertos implicados para definir el Perfect Serve definitivo de Brockmans. Algo para lo que la cata, con distintas tónicas y guarniciones, era imprescindible y que para el equipo de Brockmans no podía llevarse a cabo en un laboratorio frío. Un local que respirara ese equilibrio entre calma y noche que se necesitaba para saborear Brockmans plenamente era el lugar idóneo para vivir un momento así.

Un espacio en el que cercanía, y profesionalidad fueran parte del ambiente. Ese lugar fue Carbones 13. El escenario elegido para descubrir que el twist de pomelo era el garnish perfecto de una ginebra Like No Other.

Carbones coctelería
Parte de la brigada del local con nuestro Brand Ambassador, Luca Bonsignori

Así, Carbones 13 se convirtió en hogar y testigo de una manera de interpretar un gin tonic que protege los aromas y sabores originales de Brockmans.

Un Perfect Serve que se elabora en el local desde entonces y que ratifica las mismas sensaciones que la cata de aquella noche de hace más de cinco años: que la manera de disfrutar de la complejidad de un gin tonic de Brockmans pasa por la única compañía de un twist de pomelo rosa y dos arándanos azules.

Carbones 13 siempre será el punto de partida de un gin tonic que se exportó desde Carbones a capitales como Londres, Nueva York, Berlín o Lima.

Desde entonces, Carbones 13 es inevitablemente uno nuestros los locales de referencia. El lugar al que tanto el Country Manager de la marca como su fundador vuelven siempre que pueden en cada visita a la ciudad. Un lugar que sabe a reencuentro, a presente y a Brockmans.

Un espacio en el que disfrutar de un gin tonic de Brockmans tiene un sabor todavía más especial.